Medalla Divino Niño Jesús

Medalla Divino Niño Jesús

Historia de la Devoción

al Divino Niño

En el año 1935, llegó el Padre Salesiano Juan del Rizzo, al barrio “20 de Julio”, ubicado al sur de Bogotá, una zona muy solitaria y abandonada en aquellos tiempos.

Le habían prohibido emplear la Imagen del Niño Jesús de Praga, porque una asociación muy antigua reclamaba para ella el derecho exclusivo de propagar esa devoción.

El Padre del Rizzo, estaba convencido de que a Dios le agrada mucho que honremos la infancia de Jesús, pues así lo ha demostrado con numerosos milagros. Se preguntaba: ¿Si otros niños son tan inocentes y tan dignos de ser amados, cuánto más, lo será el Niño Jesús?

Estando convencido de esto, no desistió de propagar la devoción al Divino Niño y para ello, decidió adquirir una nueva imagen.

Se fue a un almacén de arte religioso llamado “Vaticano”, propiedad de un artista italiano y le encargó

una imagen bien hermosa del Divino Niño. Le presentaron una imagen bellísima, el padre la llevó para sus solitarios y baldíos campos del “20 de Julio”. A partir de ese momento, empezaría una nueva era de milagros en esta región.

Expresó, que esta era un de las imágenes más hermosas y agradables que han hecho de Nuestro Señor. Está con los brazos abiertos como queriendo recibir a todos y con una sonrisa imborrable de eterna amistad.

Desde el primer instante que se le contempla, atrae sobre Sí, el afecto y cariño de sus devotos. Delante de esta bendita imagen se hacen realidad las palabras de Jesús a los apóstoles cuando le dijeron auméntanos la fe:

“El Señor dijo: Si tuvierais fe como un grano de mostaza,

diríais a este sicómoro: “arráncate y plántate en el mar” y

os habría obedecido”. (Lc. 17,5-6)

El Padre Juan del Rizzo, comenzó a narrar a las gentes los milagros que hace el Divino Niño Jesús, a quienes le rezan con fe y ayudan a los pobres. Y se empezaron a presenciar prodigios admirables: enfermos que obtenían la salud, gentes que conseguían buenos empleos o estudio para los niños, o vivienda, o éxito en los negocios. Familias que recobraban la paz, pecadores que se convertían.

Y cada persona que obtenía un favor del Divino Niño Jesús, se encargaba de propagar su devoción entre amigos y conocidos.

Precio
$10,000 (inc. IVA)

 

Buscar artículos similares